Teléfono de contacto
961103897 616827957

Qué es una negligencia

Negligencia médica

La negligencia médica es un acto mal realizado por parte de un proveedor de asistencia sanitaria que se desvía de los estándares aceptados en la comunidad médica y que causa alguna lesión al paciente. Es haber realizado actos no apropiados o, por no haber tenido la diligencia requerida para el caso particular. Es decir, no haber cumplido con los parámetros mínimos y estándares de conducta para enfrentar el caso, y no haber cumplido con la normas técnicas de la profesión médica. Constituye, junto a la impericia e imprudencia médica,1 una vulneración a la lex artis ad hoc. También recae en el equipo de salud en el caso.

Reclamación por negligencia médica

Elementos del caso

Una demanda debe establecer todos los siguientes puntos:

  1. Existe un deber legal: cada vez que un proveedor de asistencia médica asume el cuidado o tratamiento de un paciente.
  2. El deber fue incumplido: el proveedor fracasó al emprender el estándar de asistencia médica. Esto es probado por un testimonio experto o por errores obvios (la doctrina del Res ipsa loquiturque literalmente significa La cosa habla por sí misma).
  3. El incumplimiento causó una lesión.
  4. Daños: Si no hay daños (alguna perdida física, económica o emocional) no hay base para una reclamación, a pesar de que el médico fuese negligente.

 

La prescripción excesiva o inadecuada de fármacos puede constituir una negligencia médica

La prescripción excesiva o inadecuada de fármacos puede constituir una negligencia médica.

La imprudencia son acciones que realiza un profesional de forma temeraria, y que pueden ir referidas a una actuación, a recetar una medicación o incluso a intervenir quirúrgicamente cuando las circunstancias del paciente aconsejan un intervención menor o un actuación menos agresiva.

El error puede venir dado en ocasiones por un diagnóstico erróneo realizado por otro profesional. En ocasiones puede ser también conjunto, por no tomar las medidas oportunas para verificar determinada información, por ejemplo.

La impericia va referida a la falta de conocimientos, de experiencia, de habilidad o capacidad del profesional.

Y el dolo es realmente más complicado, puesto que requiere una voluntad de hacer daño por parte del facultativo, lo que en la práctica la verdad es que no suele darse.

 

Una asistencia urgente no asistida correctamente o en un tiempo prudente puede constituir una negligencia médica.

Una asistencia urgente no asistida correctamente o en un tiempo prudente puede constituir una negligencia médica.

 

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn